LA XUNTA RECORTA LA EXPANSIÓN DE GONDOMAR.

El informe de la Secretaría General de Ordenación del Territorio y Urbanismo tiende a reducir la delimitación de algunos núcleos rurales y la capacidad residencial del núcleo central de Gondomar, en base a los datos estadísticos de la vivienda existente en el año 2001, fecha en que se paraliza la información del IGE.

También se obvia en el informe que con la construcción de los accesos en doble sentido de la autopista G-57, localizados en Vincios y en la carretera PO-340 Gondomar-A Ramallosa se ha mitigado en gran medida el problema del tráfico en todas sus modalidades, por lo que Gondomar no precisa, de forma urgente, acometer ninguna carretera de circunvalación, con independencia de las infraestructuras que en este aspecto pueda proyectar la Xunta de Galicia en su Plan Move, conforme se le puso de manifiesto al Conselleiro en las distintas reuniones mantenidas con el mismo.

También incide el informe en la afectación que el POL puede producir no solo en la desembocadura del río Miñor sino a lo largo y ancho del territorio municipal, lo cual crea una incertidumbre posterior a la redacción del Plan y a las conversaciones mantenidas con los técnicos responsables del POL, motivos suficientes para retomar las interpretaciones del mismo de forma motivada y responsable.

Por otra parte, el informe exige unas soluciones en la infraestructura viaria imposibles de alcanzar desde las posibilidades de disposición presupuestaria del Ayuntamiento de Gondomar, sin que tampoco resulte consistente que la dimensión del alcantarillado existente, recientemente instalado con el informe favorable de las Administraciones Públicas no sea capaz de evacuar las aguas fecales de los asentamientos de población existentes y el incremento demográfico previsto en el Plan, sin que se logre entender como los servicios técnicos municipales y los de la Xunta de Galicia informaron favorablemente el PGOM de 1997, con mayor capacidad residencial y menor capacidad del sistema viario y de conducción y depuración de las aguas fecales y, en cambio, discrepan de las propuestas contempladas en el proyecto del PGOM redactado por Eptisa en 2011, sin que sea cierto que Gondomar cuente con un censo de 4.000 viviendas sino con el número aproximado de 7.000, lo que sucede es que los servicios de la Xunta no han tenido en cuenta las licencias concedidas a partir de 2001 ni el número de contadores de energía eléctrica instalados en la actualidad en Gondomar, que son el ratio real que nos orienta sobre la población de derecho y la residencial de hecho y, en esa consecuencia, la potencial demanda de viviendas, tanto en los núcleos rurales como en el núcleo urbano central, por lo que ha de reconsiderarse lo volcado en el mencionado informe, con entrada en el Registro del Ayuntamiento de Gondomar el 11 del presente mes.

El Concejal Delegado de Urbanismo, Alfonso J. De Lis Fiuza, dentro de la serenidad y el respeto a las decisiones de la Administración competente en materia de urbanismo de rango superior, va a defender los criterios adoptados por el equipo redactor, con el fin de que entre ambas Administraciones (Autonómica y Local) se alcance un punto de encuentro racional y positivo sobre el modelo de ordenación adoptado y los criterios urbanísticos no coincidentes que ambas Administraciones mantienen, sin que ello suponga que no haya de proceder a la aprobación inicial del Plan a la mayor brevedad posible una vez superadas las diferencias de criterios existentes en el momento actual.

Gondomar, 15 de abril de 2011

Alfonso Javier De Lis Fiuza